10-15 años

NO ES UN OGRO, ES UN HOMBRE MÁS

Mis padres se iban a divorciar y yo me quería morir, pues en mi clase hay varios compañeros que sus padres también están divorciados y me contaban lo mal que lo han pasado, que si ahora en casa de uno, las vacaciones con el otro y uno no sabe nunca ni dónde ni con quién está. Mis padres me notaban día a día mi preocupación y se lo dijeron al señor abogado y este hombre quiso que fuera una tarde a hablar con él. Me daba miedo ir, la verdad, pues me imaginaba a un hombre mayor, vestido de negro y en un despacho oscuro lleno de libros viejos, pero nada de eso. Este hombre me explicó tan claro y tan bien lo que iban a hacer mis padres y que ellos jamás me dejarían de querer, que siempre que escucho la palabra abogado, recuerdo a este buen hombre.¡Gracias!

Enviado por: LUIS MARÍA CRIADO TAPIA

0Votos
109Visitas
2 Meses Desde que se envió